El verano induce a tomar nuevas iniciativas: el paseo por un mercadillo vintage, viajar a otras ciudades, o simplemente las reuniones con personas que no vemos en lo más crudo del crudo invierno nos traen ideas, a veces rarunas o surrealistas, para emprender nuevos proyectos.

Este primer caso, un mercadillo vintage, es lo que me tiene actualmente ocupada, más en alma que en cuerpo, pero ocupada.

Esto que parece una mini mesita es una bandeja plegable para utilizar en el sofá, o en la cama si Mr Pángala, entre relato y relato me trajera el desayuno con mucho amor y algún bollito, o incluso para tratar de evitar a los Alienígenas Ancestrales.

No se me ha ido la pinza, resulta que cuando estoy en el salón con el portátil, Mr. Pángala aprovecha para colocarme series documentales extrañísimas, y esta que os cito no es un invento, ¡existe!.

En Alienígenas Ancestrales te cuentan que Anubis lo era; que  durante la segunda guerra mundial los alemanes fabricaron un platillo volante que no sería posible reproducir hoy día con la actual tecnología, obviamente recibieron apoyo alienígena; y que el antiguo testamento es realmente un manual de apariciones alienígenas. Entre otros.

Para mí que soy Miss Terrenal, Miss Pragmática, y Miss si no lo veo, no lo creo, (estos premios Miss aceptan lorzas ;-) esta serie me hace crecer las legañas, lo confieso.

 

bandeja vintage-3

Llegados a este extremo espero comprendais mi situación frente a la tele. Es una pescadilla que se muerde la cola: como estoy con el ordenador, Mr Pángala campa a sus anchas con la tele; como no me gusta la tele, y menos los alienígenas, hago más caso al compiuter que a la tele, y así en bucle infinito.

Vamos a lo que íbamos, mi preciosa bandeja en vías de tuneo:

Su sistema de plegado es ultra sencillo, así que es más difícil que llegue a estropearse: una simple pestaña flexible permite extender  y esconder las patas con un solo gesto.

bandeja vintage-1

Una vez cerrada, queda extraplana, así que apenas ocupa espacio, ¡me encanta!.

 

bandeja vintage-2

El color me parece bonito, pero como está algo perjudicada voy a lijarla y pintarla.

 

bandeja vintage-7

No tengo claro aún de qué color terminará. Os adelanto que la compré engañando a Mr. Pángala:

si cariño, será del mismo verde que el salón, o de blanco, así no ocupara espacio visual

Y yo por dentro pensaba:

bueno, ya veremos, que con todos los colorines y combinaciones tan preciosísimos que existen…; ¿va a poner Pángala puertas al bosque?

 

bandeja vintage-5

¿No os parece realmente vintage?, dudo que tenga muchísimos años, pero desde luego no es un diseño de la semana pasada, y por el estado en el que se encuentra, y unas florecitas ya imperceptibles en el sobre, si que me atrevo a decir que puede ser de los años 60 ó 70 y no una réplica reciente.

En fin, que tengo la bandeja, tengo los colores, y tengo las ganas de tunear esta encantadora bandeja que seguro más de una noche soporta el portátil mientras estoy en el sofá, lo que os decía antes, todo por evadirme de los alienígenas antiguos esos, para alucinar, vamosssssss.

bandeja vintage-8

Y cuéntame, a ver qué te parece:

  • ¿De qué color la pintarías tú?, tengo blanco, negro, oro, plata, coral, amarillo pálido, amarillo medio, rosa pastel, y verde agua.
  • ¿Lo hago de un colorín, o combino un par de ellos?
  • ¿Me busco yo otra serie para picarme con Mr Pángala y sus alienígenas?
  • ¿Creo un efecto vintage, o lo pinto de manera uniforme?