Siguiendo exactamente la misma técnica que para la bandeja que hace de mesa de centro, es decir, pintar de blanco y llamar a Juan, el cristalero de Tavernes Blanques, he modificado la cómoda que teníamos en el dormitorio y que ya me aburría. Esta vez el cristal elegido es naranja, para darle un toque más vital, y en combinación con la pared del cabecero, que es del mismo color.
Esta es mi solución para renovar el mobiliario con poco dinero y bastante trabajo, ya que  me costó bastante el pintarla,

pero creo que me quedó bien. En fin.

Antes:

 

Después:

 

 

 

 

Nota: soy consciente de los fallos en el recorte de la pared, está previsto el retoque.