Esta es una forma de reciclar hueveras que tenía ya tiempo en mente, pero no la mostraba porque de lo fácil, y no nos engañemos, poco retador que es, lo tenía un mes en danza sin finalizar. Además de reciclar la propia huevera de cartón sirve para no echar a perder todos aquellos paquetitos de pañuelos de papel a medias o en las últimas, que como almas en pena transitan de bolso en bolso cogiendo roña.
De tan sencillo tirando a simplón que es, no requiere ni palabras, sólo os voy a explicar que la herramienta utilizada es un artefacto extrañisimo que se usaba en porcelanas Lladró, y que mi vecino y amigo ferretero me regaló, yo a ellos a cambio les llevo pasteles y ensaladillas, no penseis que soy una abusadora.

 

Allá va este absurdo tutorial por no tutorizar nada, pero que a mi, tal vez por su simpleza, me encanta:
Ya he tenido que oir que esto no es otra cosa que una caja de huevos.Y es que nada se valora, porque vale, es una caja de huevos, pero ¡¡¡me sonrie!!!
¿Te suelen sonreir las cajas, o son quizas las latas?,
¿ha bajado con esto tu valoración pangálica?,
¿te parece una chorrada como la copa de un pino?
¿te has inscrito ya el sorteo pangálico de Reyes Magos?, lo tienes AQUÍ, mira
Pues bueno, quien pregunta se arriesga a que le contesten, pero insisto en que estoy encantadísima con ella,  no paramos de echarnos miraditas ;-)