Menos es más, lo tengo tan claro como difícil me resulta aplicarlo, es decir, que cuando topo con un objeto que pretendo reinventar, o quiero crear algo nuevo conforme a una nueva necesidad (vs Diógenes), pretendo seguir esta máxima:

“menos es más”

Desde mi punto de vista, y sin siempre llevarlo a término, soy de las que piensa que menos es más. Esto guarda cierta, o toda, relación con otra golosina, “lo óptimo es enemigo de lo bueno”

Imagina que tuvieras tu única golosina,

en la creatividad menos es mas

o esta cesta, enterita para tí:

abundancia versus creatividad

¿Qué prefieres?, tú decides, pero piénsalo ya.

Con la primera podrías aprovechar su rugosidad, color, dimensión, probar a cortarla, cortarla entera o solo hasta la mitad, y este corte podría ser horizontal, vertical, en zig-zag,

creatividad

intentar chafarla para observar su textura y la sensación sobre el pavimento poco uniforme;  extender cinta sobre una de sus mitades, y sobre la otra echarle tinte en polvo para ver cómo lo absorbe y qué cambios sufre, mientras que la otra parte permanece intacta; partir una pequeña fracción para comprobar si sufre dentro del vinagre puro;  ¿se decolorará dentro de la lejía o su color será sólido?,

gominolas de creatividad

¿cuánto tiempo aguanta al sol?… y un sinfín de interrogantes y posibilidades que valorarás, estudiarás, sopesarás, y finalmente, quien sabe si para bien o para mal consumarás  con sumo cuidado. ¿Por qué con sumo cuidado?:

Porque sólo tienes una de ellas.

Sin embargo si somos la afortunada, ¿afortunada, tú crees?, personita con toda esta cestita para ella sola…

abundancia versus creatividad

¿qué se nos va a ocurrir ?

La respuesta es otra máxima, soy mujer de máximas, aforismos y refranes, por algo me han llegado a llamar “La sentencias”, así es, no es ficción y lo peor es que cuando mi amiga Patricia lo soltó… me entró la risa y al mismo tiempo me agradó, así soy yo… (… y así seguiré, nunca cambiare-eeeeee).

Pues eso, el refrán/máxima:

“Lo poco gusta y lo mucho cansa”
“El hambre agudiza el ingenio”

O dicho como si no hubiera pasado una guerra:

Que cuanto más tenemos menos lo aprovechamos al no ser conscientes de la escasez, si lo estropeo, ale, a por otra golosina de la cestita, total está petada…. , vamos a ver si atravesándola con una hello kittty queda mona, ah, no, pues vamos a por otra, esta la meto en los dos dedos de birrita que quedan en el botellín, y sin apurarme, porque aún dispongo de 23 golosinas para probar cómo le quedan todos y cada uno de mis esmaltes de uñas, excelente oportunidad para abrirlos de vez, ¿no?.

Todo menos devanarnos los sesos en la idea no necesariamente genial pero si original ,y además «medio única» (el mundo es muy grande, no nos confundamos).

Y esto es todo por hoy a riesgo de no ser cansina. Incluso darle un colofón a este post puede llegar a sobrar, ser redundante, así que yo ahora me retiro, tú piensa en esto si te ha gustado, yo por mi parte intentaré llevarlo a la práctica, que escribirlo es muy fácil, pero…

¿y hacerlo?, ¿eh, eh, Pángala?, ¿menos es más?, ¡demúestralo, venga, chulita!