Hace poco tiempo, sobre todo para ser verano, que todo ocurre despaaaaaaaacio, salvo la depresión (postvacacional) que surge rápidamente desde el nucleo de la tierra, os enseñaba esta maleta vintage de 1960:

Prometí a propios y ajenos que algo haría con ella, bien limpiarla para no seguir provocando alergia al polvo  a siete kilómetros a la redonda en general y al Sr. Pángala en particular, bien restaurarla si me apetecía, pero inmediatamente enviarla al contenedor de la basura (según Sr. Pángala y suegro del Sr. Pángala), bien restaurarla con mucho mimo y poco tiempo, y torear a Mr Pángalo para dejarla dentro de casa en un lugar bien visible.MALETA DE 1960-14

Pues bien, aunque pretensiones y logros son dos conceptos bien distintos, cuéntaselo a una candidata a padecer Diógenes’s Sindrom, primero os muestro cómo me ha quedado, y luego continuamos hablando, paso a paso, ¿vale?

Aquí está:

maleta vintage 1960 restaurada 1

maleta vintage 1960 restaurada 2

¿veis justo que no pueda vivir con nosotros?

maleta vintage 1960 restaurada 4

¿no creeis que bien merece un rinconcito en nuestro hogar?, yo la veo como esa abuelita simpática que huele fenomenal y siempre tiene caramelos, que cuenta unas historietas entretenidísimas que nunca sabrás si son ciertas, y que ríe sin que se le mueva ni uno solo de sus pelos color violeta transparente.

maleta vintage 1960 restaurada 6

He intentado negociar con mi consorte. En un principio se negó en redondo, así que utilicé la guirnalda del desafío love craft  como objeto de intecambio: «la guirnalda sale del salón y la maleta de queda dentro», pero como a Mr. Pángalo se le hacía difícil concebir unos banderines perpetuos en el salón, quedó aturdido ante mi propuesta y el asunto quedó en tablas.

Image00014

Viendo que nos encontramos en esferas o incluso galaxias distintas, he subdividido mi estrategia en 5 sutiles tácticas:

1º. Colocar la maleta de una forma bastante visible (luego veis la foto, es la horizontal)

2º. Transcurridos unos días, mantener la maleta en esa posición y retirar la guirnalda dejándola más o menos plegada y en otro punto del salon,  así como a media asta: esto es una patente manifestación de dolor que puede ablandar al más duro contrincante

3º. Al cabo de dos días colocar la maleta de una forma menos molestosa (en la foto la vereis en vertical): pone de manifiesto que doy mi brazo a torcer

4º. A la semana siguiente retirar definitivamente la guirnalda del salón e instalarla en mi estudio: con esto Mr Pángalo observa que la pobre guirnalda es consciente de dónde no se le quiere y dignamente se marcha

5º. Finalmente dejar de hablar del tema maleta, y esperar cual ave de presa a que salga el tema para defender mi postura

FINALISTAS_00005

FINALISTAS_00006

Ya os he mostrado las fotos y detallado mi compleja estrategia, y ahora dime: ¿te gusta mi maleta?, ¿en que posición la dejamos?, ¿con quién estás, con la Sra o con el Sr Pángala?, ¿crees que tengo opciones de victoria?, ¿qué helado me recomiendas por si acabamos discutiendo?

P.D. Y además se me acumulan los problemas, porque… ¡mi padre me ha dado dos maletas más!!!, me veo en el Tribunal de la Haya.

P.D. 2. El Sr. Pángala no lee este blog, sólo mira las fotos en facebook: en este sentido mi estrategia no peligra