Ahí estoy, ya llevo ESTO un poquito más avanzado pero aún retrasado, uffff, que dicotomía más compleja, demasiados frentes abiertos…
Ya descosí, recorté, encontré otros retalitos de telas agradables, lavé, planché, clasifiqué…ahora queda convertirlo todo en tiras optimizando la máximo las telas. Esta es una tarea paradójica: despierta ternura trabajar con estas prendas de mis sobrinitos, y alguna mía que ya no uso, hasta un bañador de mi chico, y me planteo, ¿seré capaz de hacer tiras las camisas que llevaban mis sobris cuando jugábamos juntos?, me temo que sí, hermana, cuñada, no sufráis. Ya os voy contando, pero…
Y tú, ¿serías capaz de «cargarte» semejantes recuerdos?,
tan capaz eres que las usas para limpiar cristales?,
o por el contrario siempre la regalas a otras personas y rezas para que le den un buen uso