Reciclar, salir a ver mundo, y reinventar, además de hornear bollos, son tres de las cosas que más me gustan, asi que contra todo pronóstico de resumen semanal (la semana pasada fue muy ligerita), hoy os voy a contar lo que se me ocurrió durante estos días que he estado de minivacaciones improvisadas: un bote para acumular en papelitos  esas ideas que te faltan cuando dispones de tiempo, y que te dispersan cuando estás ocupadísima en tediosos e inexorables quehaceres, vamos allá.

*Este post va dedicado a Susana Gómez, la primera persona que cuando pregunté a través de facebook qué os gustaría leer en este blog me contestó que reciclaje y reinvención, ¡va por tí Susana!.

Para este diy necesitaremos:

  • 1 lata
  • un retal de tela bonita y otro de chapa de madera
  • pintura y brocha
  • cinta métrica

y además, que no se ven en la foto porque se me olvidaron:

  • cinta adhesiva de doble cara
  • regla y lápiz
  • plancha si es que la chapa de madera es termofusible, de lo contrario cola para pegarla a la lata.

 

materiales para reciclar una lata high level

Lo primero va a ser cortar la chapa de madera del diámetro de la lata + 2 milímetros más (yo no lo hice bien y lo corté justito, aprended de mis errores)

cortar la chapa de madera

Del mismo ancho que la lata, sin añadir los milímetros extra, una tira de tela bonita

cortar la tira de tela

Ahora que ya tenemos las medidas tomadas, vamos a pintar la lata. Sólo es necesario decorar el borde superior y la parte de abajo. Pero claro, para la combinación que he decidido yo, las opciones son variadísimas, tú decides.

pintar

Mientras la pintura se va secando vamos haciendo otras cositas, como colocar la cinta de doble cara sobre la tela. En mi caso la tela era más ancha, pero no es problema ya que el borde que no se pegue a la lata irá tapado por la tira de chapa de madera, que si que se pega, así que no problem, perfecto para ser lunes.

aplicar cinta de doble cara

Me entró el ansia y no pude evitar el pegar ya la tela con la pintura aún sin secar, no se produjeron accidentes que reseñar, pero fue una actividad de alto riesgo, ¡no lo hagais en casa!.

Truquito: para que la tira vaya bien rectita y ambos extremos coincidan al bordear la lata, toma como referencia las rayitas que tiene la lata, así te quedará perfecto.

pegar la tela

Una vez pegada la tela sí controlé mis impulsos y esperé a que secara la pintura para fijar la tira de chapa. Esta lleva cola por el reverso y se fija con la plancha.

Otra confesión: dar calor con la plancha sobre una lata puede hacer que te quemes tus deditos, la lata absorbe el calor de mala manera, asi que cuidate y ten a mano un paño para presionar la chapa planchada y no quemarte como hice yo (una y otra vez, la que es cabezota lo paga).

pegar la chapa

Al pegar la tira de chapa es cuando compruebas que es mejor poner un par de milímetros de más, ya que la tela ha «engordado» la lata, y ahora la chapa necesaria es mayor, ¿comprendreis ahora mi error?, es lo que tiene preparar tutoriales en tiempo real, la experimentación, así soy yo.

Decidí poner una segunda tira, esta vez con el perímetro adecuado. No obstante finalmente apliqué otra tira en vertical para disimular las costuras, así que solucionado y de nuevo feliz.

resultado casi final

Ahora viene la segunda fase del reciclado: apliarle letras de teclado de manera no definitiva.

Como ahora mismo las teclas son un valor en alza, y la chapa era de madera de roble, no quería que ninguna de las dos cosas se echara a perder ante un repentino cambio de opinión pangálica. Por esa razón apliqué las letritas con una masilla que venden en Tiger (amo Tiger, y también Muji, que me la han cerrado en Valencia y llevo varios días llorando a moco tendido por ello).

Lágrimas secadas, continuamos. Que la masilla esta es muy similar, si no igual, al blu tack de toda la vida, sirve para fijar objetitos, notas, carteles, etc, sin dañar la superficie sobre la que se aplica y permite reposicionar cuantas veces sea necesario

productos Tiger y teclas

Pese a que no quería «condenar» las teclas de por vida al bote, si que les amputé sus patitas para que no quedaran tan sobresalientes

fijar con elefantsnot

Y una tras otra hasta que finalicé la palabra: «hacer»,

hacer cuando tienes tiempo y compañía y no recuerdas todas esas fantásticas ideas, no estamos hablando de obligaciones horrorosas,  que tuvisteis mientras realizabais tediosos e inexorables quehaceres.

listo para recibir ideas

Las vamos anotando en papelitos, cualquiera que pilles por ahí cuando estás ocupada en otras cosas, cuando llegues a casa ya lo echaras al bote del «hacer» cosas chulis

finalizado

Y si es necesario, también podemos pedir opinión

pidiendo ayuda a un click

Si te gustó esta idea, que sepas que también te puedo dedicar una a tí, igual que he hecho con Susana, sólo tienes que contestarme con un comentario en este post, y siempre que sea posible, lo haré, para mi es una gran ayuda y fuente de inspiración, ¿lo harás?, plissss.

Ah, y si te gusta este acabado de chapa de madera mira este otro tutorial con el mismo material y reciclando un cajoncito, y este otro con el que tuneé un tarro, pero antes dime, ¿te ha gustado esta propuesta?, ¿a ti también te ocurre que cuando sale un día estupendo no tienes la mejor de las ideas para aprovecharlo?, en ese caso esta puede ser tu solución, la mía ya lo es :)