Hoy voy a decorar un tarro con chapa de madera, he entrado en un bucle de combinaciones y permutaciones sobre un mismo tema, madera, cristal, pintura

Hace unas semanas forraba una caja con chapa de madera, después decoré un frasco, y recientemente he convertido un cajoncito en bandeja. Pues ahora combinando chapa de madera, frasco, y pintura, me ha salido este frasco. Es la manera que continuar con la chapa de roble, que me fascina, aprovechado pequeños recortes sobrantes.

decorar un bote con chapa de madera

En casa las opiniones sobre su resultado son encontradas, o lo que es lo mismo, a mi me encanta,  ya mi máximo admirador… no le acaba. Pues vale, no siempre se puede triunfar con los hombres, ¿no?.

A quien le guste que se quede, que voy a contaros cómo lo hice (no tiene mucho misterio), pero si que son importantes los truquis.

A quien le horrorice que se quede también, así verá qué no tiene que hacer, ¿de acuerdo?, pues entonces vamos.

Los materiales:

  • retales de chapa de madera de otros proyectos anteriores
  • un frasco o cualquier recipiente transparente. Piensa en el uso que le darás, pues no vas a poder limpiarlo con abundante agua
  • regla, lápiz y tijeras
  • cinta de carrocero y esmalte acrílico
  • y como siempre lo que se me olvida sacar en las fotos: plancha, secador del pelo y pegamento transparente no inflamable.

 

materiales para decorar el bote

¿Empezamos?

1. Con las tiras más pequeñas o inaprovechables, haz cuadraditos. Yo opté por dos tamaños, 3×3 cms y 2×2 cms. Para ello tracé la línea sobre la chapa. Si cuando forré la caja hace unas semanas os decía que lo marcaba y cortaba por la cara encolada, ahora lo hice al contrario. Y es porque  el trazo debía ser bien definido para obtener cuadrados lo más perfectos posibles al cortarlos,y como la cola le da un acabado rugoso, no iba a quedarme bien. No es difícil en este caso porque estamos trabajando con piezas pequeñas.

recortar la chapa de madera

2. A continuación lijamos cada uno de los cuadraditos, y aquí, ¡ojo!, mucho cuidadito. La lija debe ser fina porque este material es frágil, y debemos sostener cada pieza desde la parte más próxima a la lija posible. No se trata de lijarse las yemas de los dedos, pero cuanto más nos acerquemos a la lija menores serán las posibilidades de que quiebre el trocito de chapa. Lijamos tanto los cantos como las esquinas, y además en los dos sentidos para evitar rebabas de la cola que tiene impregnada.

lijar cantos y esquinas

3. En mi caso, con el mismo color que mi anterior proyecto, pinté la mitad de cada uno de los cuadrados grandes, los de 3×3 cms. Para ello los fijé con cinta de carrocero a un papel y tomé las siguientes precauciones:

  • hemos de conseguir que la cinta quede bien adherida a la chapa, de lo contrario al pintar entrará en la zona que no nos interesa, y eso es un horror
  • la pintura la tomaremos de la tapa y no del frasco ya que la cantidad precisa es mínima y no queremos chorretones ni goterones ni pegotones ni nada que acabe en ones
  • para aplicar el esmalte, importantísimo: primero con apenas pintura en el pincel lo deslizamos por la zona de linda con la cinta, es decir, que trazamos la diagonal para ir teniendo la pintura controlada y evitar que pase bajo la cinta. Hecho esto ya aplicamos la pintura en la dirección de la veta. A mi me gustó con una fina capa para que quedara visible la veta y simulara en cierto modo un tinte

pintar la mitad de cada cuadrado de madera

4. Sólo pinté los más grandes, y los peques los aparté. En cuanto que estaban secos al tacto, unos minutos, retiré la cinta para prevenir pegotes de pegamento, que nunca se sabe oye.

05

5. Aquí me vino un problema en el que no pensé en su momento, pero al menos sí antes de meter la pezuña hasta bien el fondo: no podia planchar estos cuadritos porque la pintura y la plancha… no son buenas amigas. Por eso opté por este pegamento de barra, ya que es incoloro y resiste el calor. Aplicado el pegamento aseguré los retalitos con cinta y continué dale que te pego.

Con los más chiquitines no hubo pega porque estaban vírgenes, así que un toquecito de plancha cuidadoso me los dejó en su sitio a la primera

Y ¡ojo again!, otra cosa very important: al pegar la chapa sobre una superficie curva hemos de hacer coincidir la curva que tuvo la chapa cuando estaba guardada con la curva del frasco, de otra manera se resistirá, lo digo por experiencia. Comprobareis que está bien porque tendreis todos los recortes con la veta en la misma dirección, en mi caso en vertical.

pegar y asegurar con cinta de carrocero

Y ahora puede que alguien se pregunte, ¿y para qué el secador del pelo?, pues porque vez retirada la cinta no me fié un pelo del pegamento este, así que le dí unas ráfagas draconianas de calor de secador mientras intentando no quemarme mis deditos presionaba sobre los cuadraditos de chapa. ¿El resultado?,  perfecto, mirad:

reforzar con golpes de secador de pelo

 

hasta la tapa está decorada

Tras la operación secador me llegó a rebosar el pegamento en algunos bordes. Eso queda muy chapucerillo, así que con alcohol y un bastoncillo de orejas lo retiré más bien que bien.

Y voila, mi frasco estampado en madera que de momento guarda té de monte, unas matas que me regalaron cogidas del idem, y que yo como urbanita ni sé de qué son pero me tomo de vez en cuando, en concreto ahora mismo mientras escribo esto

buscándole utilidad

Las utilidades de esta idea son diversas:
  • Como florero lo veo genial
  • En lugar de frasco, utilizando una fuente de cristal estilo centro de mesa también lo veo buena idea, sobre todo en estas que se pone agua con velas flotantes
  • Si en el mismo frasco hubiéramos puesto en lugar de retales, un trozo grandote, en su centro un cuadrado  con pintura de pizarra sería una variación de ese estilo tan de moda, o tal vez incluso ya pasado de (moda) para anotar qué contiene el bote.
  • Tal y como está este, para algodones en el baño no porque la humedad constante no creo que le viniera bien, pero  para golosinas, monedas, pilas usadas guardadas de una forma más estética…, incluso para los fideos o el arroz, restos de materiales craft, en fin, que me embalo, paro ya, paro ya

y aquí está

¿Te gustó el invento?, ¿te animas a hacerlo?, si no tienes la chapa de roble, con papeles bonitos, cuero, tela… multitud de materiales sirven para algo así y precisamente la falta del material concreto es lo que nos inspira a algo nuevo, así que dime, ¿te harías algo así o aunque fuera algo totalmente distinto?, ¿te resfrías con frecuencia?