Estoy entrando en una nueva era, la del minimalismo. ¿Sabes, esas casas en las que miles de objetos de atacan visualmente nada más entrar, esas vitrinas llenas de figuritas que te miran a los ojos?, pues no, esa no es nuestra casa.

Sin embargo necesito tener muchas menos cosas, por varias razones:

  • razones prácticas: utilizo una pequeñisima fracción de todos los objetos que están a la vista
  • orden y limpieza: cuantas menos cosas en circulación por la casa, menos se desordena,y más fácil y rápido es mantenerlo todo aseado
  • la razón fundamental y que reúne a las anteriores: la sensación de paz que nos aporta, a Mr Pángala y a mi, los espacios diáfanos y con pocas acumulaciones

bote de lápices en cobre minimalista missoluciones-pangalamissoluciones-pangala

 

He de reconocer, no sé si te pasará a tí que cuando he dispuesto una estancia de una determinada forma, invirtiendo en ello dinero y además tiempo, me cuesta bastante, o incluso me cuesta horrores, el realizar modificaciones. Más aún si eso incluye tapar agujeros en las paredes, etc, etc, etc.

Uno de estos casos que te acabo de confesar es la mesa de mi estudio, que además es taller. Observo que está siempre petadídisma, incluso cuando está ordenada o muy ordenada, así que va a ser por donde comience mi campaña minimalista, y lo primero va a ser, tachán tachánnnnnnnn

el bote de los bolis, lápices,y demás trastos 

Así es como lo tengo ahora, ¿tiene sentido?. En él acumulo bolígrafos que no funcionan pero son monos, palos del pelo de manera masiva, un abanico…

Pues bien, mi primer objetivo es el bote de los lápices, que va a reunir los dos únicos útiles de escritura que utilizo constantemente: una pluma estilográfica, adoro escribir con pluma, y un lápiz, no más

bote de lápices en cobre minimalista missoluciones-pangalamissoluciones-pangala

Estarás conmigo en que no ocupa lo mismo uno y otro, y ya te digo que ahora que tengo mi nuevo “bote de lápices” instalado, mi vida está empezando a cambiar, jajaja, poquito a poco, pero a cambiar.

Y ahora vamos al lío, si tú también utilizas únicamente un par de cosas para escribir, y el resto, tipo rotuladores, marcadores, y otras cosas, son algo más excepcional en tu estudio, te aconsejo un mini botecito, bandeja organizadora o lo que sea, y un estuche que a ser posible esté en un cajón.

Para este micro bote de lápices que entra dentro de mis mini proyectos, vas a necesitar:

  • un codo de tubería de cobre de 22 cms de diámetro, o más
  • algodón limpia metales, o bien vinagre blanco y bicarbonato o sal
  • barniz para preservar el color del metal limpio, pincel y aguarrás y jabón para limpiar el pincel
  • pintura de un color que combine a tu gusto con el color cobre
  • dos corchos de botella de vino
  • una pinza de la ropa
  • un cutter o pequeña sierrecita de diente fino, con el cutter acabamos antes
  • cola caliente o pegamento muy rápido

Parece que son muchas cosas pero la mayoría las tienes por casa, y el tiempo invertido es mínimo, no se le puede pedir más

Lo primero va a ser limpiar el codo, suelen estar en almacenes y se oxidan perdiendo su bonito color original.

Yo utilicé un limpia metales convencional, pero también puedes obtener buenos resultados con una mezcla de vinagre blanco y sal, o de bicarbonato y vinagre, aquí te explica cómo. Si empleas mi método, por favor usa guantes o tus dedos quedarán negros roñosos

bote de lápices en cobre minimalista missoluciones-pangalamissoluciones-pangala

Por otra parte coge una de las dos partes de una pinza de la ropa y marca la misma longitud que tiene el codo

missoluciones-pangalamissoluciones-pangala2

Vamos avanzando, y mira lo limpito y brillante que nos ha quedado el cobre. Ahora es cuando le vamos a aplicar la laca para conservar su bonita tonalidad. Barnízalo, y así mientras seca continuamos con el trabajo

missoluciones-pangalamissoluciones-pangala1

Separa la pinza en dos partes, y corta por donde habías señalado.

Yo tenía este trocito de sierra, pero esta madera es muy flojita, y con un cutter bien afilado se puede cortar también

missoluciones-pangalamissoluciones-pangala3

Ahora vamos a por los corchos, de los que vamos a cortar la parte que no está perforada. Yo utilicé dos porque en los corchos siempre hay una parte que está dañada, así que con dos corchos, tenemos dos partes “sanas”. Si por lo que sea no dispones de corchos en casa, en las ferreterías los venden y son muy económicos

missoluciones-pangalamissoluciones-pangala4

A continuación los pintaremos, en esto no es necesario esmerarse mucho porque sólo se va a ver una parte, y además finalmente es el mejor momento para retocar la pintura

missoluciones-pangalamissoluciones-pangala5

Para poder pintar el corcho sin pringarse, estas agujas de cabeza redonda nos vienen muy bien

missoluciones-pangalaimg_0040

La laca que hemos aplicado al codo seca rápidamente, así que vamos a pegarle la maderita cortada que hará las veces de asiento, de otra manera no se mantendría en pie

missoluciones-pangalamissoluciones-pangala6

Y qué te voy a decir, sé que a muchas personas les parecerá una chorrada, entre ellas una que tengo en casa, pero el bote gigante y petado de trastos inútiles o que al menos no uso, y que veía por el rabillo del ojo y me agobiaba sobre manera, nada tiene que ver con este nuevo útil que se yergue excelso con ese aspecto industrial que tanto me ha gustado desde antes de estar de moda

missoluciones-pangalamissoluciones-pangala9

Ahora es el momento de meterle los dos corchitos. Seguramente en el proceso rebosará pintura que podemos eliminar con una bayetita húmeda que ya tenemos preparada. También sería oportuno retocar el color en la parte visible del corcho, y voila…

missoluciones-pangalamissoluciones-pangala10 missoluciones-pangalamissoluciones-pangala11

Ya tenemos nuestro portalápices minimalista, le afilé la punta al lápiz para su estreno de nueva casa.

Para mi el cambio es absolutamente radical, porque insisto en que para el día a día no necesito más, y para los momentos en que lo precise, abro un cajón o un estuche, y asunto resuelto.

 

Ahora me queda pendiente arreglar el resto del rincón, que aunque lo tengo con un contenedor muy liviano y funcional de Muji, una de mis tiendas favoritas, no le honra mucho, la verdad. De momento el macro bote ha desaparecido, y seguro que consigo modificar todo este espacio para lograr un punto de atención no por el trasterío sino por su armonía

Te continuaré contando acerca de todo mi proceso minimalista, sólo te pido que me desees suerte, tengo mucho trabajo por delante

missoluciones-pangalamissoluciones-pangala13