Un pisapapeles-piedra es la forma más primigenia de pisapapeles, y lo sé. Pero este es distinto, es la actualización molona de una piedra que puede tener miles de años y tú te has encontrado en tu cala favorita de la playa, o en una excursión al monte en tu pueblo.

En fin, que vamos a ver una sencillísima idea de reciclaje: convertir una simple piedra que por cualquier razón recogimos del suelo, en un pisapapeles chic que nos va a acompañar en la mesa de trabajo durante todo el curso hasta que de nuevo llegue el verano.

pisapapeles de piedra pangala

Para ello vamos a utilizar restos de otros materiales que venimos empleando, el protagonista es la chapa de madera y comparte podio con unas pizcas de pintura de los colores más bonitos del mundo, los que me proporcionó Renner. Esto es sólo una idea porque la complicación es mínima, y al final os sugeriré alternativas a los materiales que yo escogí, ¿si?, pues vamos:

Los materiales empleados:

materiales para un pisapapeles pangala

Los pasos:

Más sencillos no pueden ser: consiste en pintar en primer lugar los trozos de chapa de madera enteros, y a continuación, una vez secos, cortar los triangulitos, cuadrados, o lo que más nos apetezca

pintar el trozo entero luego cortar los cuadritos, no a la inversa

Ponemos una gotita de cola de contacto en el reverso de nuestros coloridos triangulitos, dejamos que se sequen un poquito, y a continuación echando otra gotita distribuimos con un palillo la cola por toda su superficie cuidando de que no queden pegotes en los bordes,  y lo pegamos a la piedra recogida en nuestro fantástico verano.

pegarlos uno a uno sin que rebose la cola

 

Así uno tras otro, al tun tun mejor que bien ordenadito, así será más represtentativo del verano, el tiempo de descanso, relax, improvisación…

casi terminado el pisapapeles pangala

Y finalmente, para darle un toque de glamour, un borde plateado como algunos de los trocitos de chapa, mira, mira:

pintar un borde plateado para darle glamour

Ya está terminadito, lo dejamos secar, y ya tenemos nuestro recuerdo útil de verano, no un trasto molestoso, sino un pisapapeles de piedra bajo el que alojar todos nuestros documentos importantísimos: cartas de amor, dibujos de nuestros sobris, o interminables listas para cumplir nuestros proyectos.

dejarlo secar

¿Te animas con él?

pisapapeles pangala

Y ahora te propongo además otras alternativas en cuanto a materiales y figuras:

  • si no tienes chapa de madera, puedes utilizar un papel con textura, por ejemplo papel de acuarela, cartón ondulado, incluso tela gruesa, arpillera…, pintados, teñidos, o al natural
  • puedes pegar mini recortes de fotos, por ejemplo cuadraditos o círculos de una fotografía del agua del mar, de un bosque, de la copa de un árbol…, y además te ahorras la pintura. Sin embargo si que vendría bien pasarles una capita de látex
  • y las figuras pueden ser de cualquier tipo: cuadrados, triángulos, hexágonos cortados con una troqueladora… las opciones son infinitas

 

piedra reutilizada

Y esto es todo por hoy, os he traído mi inmortalización del verano raruno que he pasado, pero en el que no podían faltar los diy,

¡no sin mi diy!

recuerdo de una excursión

 

Este diy que puedes realizar con niños es una alternativa  a los típicos portafotos y cajas decoradas con conchas que venden en las tiendas de souvenirs mas kitschs de nuestro litoral, pero para gustos los colores, en este caso: azul, roble blanco, amarillo, y plata.

Y tú, ¿recoges piedras allá donde vas?, ¿sueles tunear cositas que recogeis por ahí, o se te quedan en los cajones y pasados dos años, o en un ataque de limpieza lo tiras casi todo?.