¿Sabes de esos objetos útiles que tienes años y años y no te gustan nada?, a mi me sucedía con los salvamanteles, que no salvaban mucho, y además tampoco eran especialmente bonitos. Por eso la he emprendido con unos realmente “salvadores”, y que además me gustan.

Ya te lo vengo contando un tiempo, estoy minimizando los objetos que tenemos en casa y defendiendo lo bello, así que tan solo me apetecen piezas bonitas y me gustaría tener lo estrictamente útil, y … como un 10% más, que tampoco soy tan, tan minimalista

Y por eso hoy la he emprendido con unos salvamanteles que como te comentaba antes son “super salvadores”, son el super héroe de todos los salvamanteles, de hecho realmente tienen otra utilidad, te cuento. Nosotros en casa acostumbramos a cenar en el sofá, delante de la tele, en plan nada elegante pero cómodo. Resulta que la superficie en la que ponemos los platos es una bandeja vintage a la que añadí un cristal lacado, por lo que me da cierto miedo colocar platos muy calientes, tipo sopita, y como por comodidad/perrería  no utilizamos mantel…ahí viene la necesidad de los salvamanteles super salvadores.

Te cuento cómo hice los míos, pues si te gusta el concepto, esta es una idea super versátil, se puede adaptar a cualquier gusto y color.

Necesitamos:

  • platos de madera para pulpo (los venden en las ferreterías y también en los bazares)
  • pintura, pincel, cinta de pintor, y lija de agua, y lija más abrasiva

Lo primero y casi más importante es lijar bien la madera. Te digo que es importante porque no va a llevar selladora, así que lo que no resolvamos ahora, difícil va a ser de arreglar después.

Para ello utilicé una lija de agua, así mojándola y frotando sobre la superficie de la madera se va quedando finita, es muy fácil y ahorra polvo en el ambiente

salvamanteles bonitos de plato de pulpo missoluciones-pangalaIMG_02911 - copia

Una vez lijada toda la superficie y seca, empezamos con la pintura.

Como ya estás viendo, la complicación es cero, o mil, toda la que tú le quieras dar. En mi caso me apetecía un borde oscuro por aquello de hacerlos un poquito “sufriditos”, así que lo pinté sin insistir demasiado, sin cubrir totalmente

salvamanteles bonitos de plato de pulpo missoluciones-pangalaIMG_0294 - copia

Como somos dos, pues hice dos. Además también me apetecía otro para las tazas, voy tomando infusiones durante el día y me molesta ir dejando los rodales por las mesas

Una vez seca la pintura apliqué cinta de pintor en forma de cruz para los grandes, y una crucecita central en el pequeño

salvamanteles bonitos de plato de pulpo missoluciones-pangalaIMG_0299 - copia

A continuación, venga de pintura blanca. Ahora que lo estoy explicando me doy cuenta de que con pintura en aerosol hubiera sido la bomba, pero esta vez fue así, para la próxima.

En este caso, y a diferencia del borde negro, aquí si que apliqué un par de manos de pintura blanca para que cubriera la superficie con uniformidad

salvamanteles bonitos de plato de pulpo missoluciones-pangalaIMG_0302 - copia

Y una vez seca  sólo queda lijar para dejar un buen acabado y la superficie suavecita, y también para salvar zonas en las que la cinta nos ha fallado y ha entrado parte del otro color, o como en mi caso, en las zonas pintadas de negro y después tapadas con la cinta, donde la pintura negra era demasiado intensa para mi gusto

salvamanteles bonitos de plato de pulpo missoluciones-pangalaIMG_0314 - copia

Además de dejarlo lisito y salvar errores como te decía, también pasé la lija por los bordes para sacar un poquito a la vista la parte negra de la primera fase. Aquí ves como un salvamanteles ya está lijado, y el otro aún no

salvamanteles bonitos de plato de pulpo missoluciones-pangalaIMG_0324 - copia

Me apeteció darle un toque de color, y aquí pensé y pensé, pues en un principio tenía clarísimo que iba a marcar un aspa en el centro de la cruz, en color coral. Lo dibujé con un lápiz blanco para “visualizarlo” mejor, pero rápidamente me lo quité de la cabeza porque me recordaba a un esvástica. Y el caso es que me apetecía un poco de colorín, pues tal y como estaba ya me gustaba pero lo veía de hospital nórdico, nórdico, pero hospitalario, así que necesitaba algo más de impacto. El círculo lo tenía ultra descartado, con lo cual una cruz a mano alzada, sobre una cruz ultra recta me pareció buena elección

salvamanteles bonitos de plato de pulpo missoluciones-pangalaIMG_0330

Y finalmente el resultado fue este. Estoy encantadísima, y los que tenía antes, cada uno de una manera, más finitos, y demasiado grandes, ya están en la bolsa de las donaciones que te contaba hace unas semanas

Ahora con estos platos de pulpo tuneados, ya tengo unos salvamanteles superhéroes, protegen todo, todo, y nuestra mesa está protegida forever and ever

Esta idea la puedes adaptar a tu propio gusto, te doy varias ideas qué seguro que tú mejoras:

  • se puede utilizar la técnica transfer
  • los niños pueden crear su propio salvamanteles pintado por ellos mismos
  • si tienes la Silhouette, crearás plantillas infinitas con diversos motivos: florales, geométricos, personajes infantiles, y un sinfin de ideas de las que se os ocurren a quienes utilizais esta herramienta que debe viciar tanto
  • otra opción sería un simple tinte a la madera, y a continuación un barniz incoloro (como el que se me ha olvidado contarte que finalmente apliqué)

 

salvamanteles bonitos de plato de pulpo missoluciones-pangalaIMG_0338

Y esto es todo por hoy, sólo me queda una pequeña disculpita para quienes me leeis a través de la news, y es que se me ha desmadrado el tema y últimamente no llega correctamente y el “leer más” no funciona.

Por eso te enlazo aquí los anteriores posts para resolver el jaelo. Este fue el de la semana pasada, en el que te contaba que me había marcado un Bob Dylan, o lo que es lo mismo, que me dieron un “super” premiazo, medalla de oro al diseño, y no fui a recogerlo, ¿quieres saber por qué?, te lo cuento todo. Y hace dos semanas me reincorporé a la actividad bloguera y te conté mis rolletes, mis planes de presente y futuro, vamos, lo que se resumen en dos objetivos: uno personal, y otro profesional, ¿vienes?