Una casa pequeña puede tener un encanto mucho mayor que una mediana, y esto lo digo por experiencia: pasé de una casita de 60 metros con pocas comodidades y sin ascensor, a una de casi 100 que me hace la vida más fácil. Más fácil, pero aquél ambiente tan acogedor y luminoso no he logrado alcanzarlo en este nuevo (nuevo era hace 10 años) piso.

Este domingo, y con permiso, tácito (espero) de los propietarios que ya hace muchos años me compraron mi primer pisito en propiedad, os invito a mi linda ex-casita. Como son muchos los detalles que os mostraría, voy a separarlo en dos posts, así os lo puedo contar mejor, ¿pasas?.

Pero antes de que entres te haré alguna advertencia previa: último piso, tres, que parecen cuatro, y a pie, ¿sigues viniendo a tomar algo?. Techos altísimos y a dos aguas, altura de 3,60 metros en la parte alta. Las vigas son auténticas, de hormigón enlucido.

En este piso hacia mucho calor en verano y bastante frío en invierno, pues decidí que se retirara el falso techo para tenerlo más alto y disfrutar de la inclinación, pero al mismo tiempo eliminé la cámara de aire que me resguardaba de las temperaturas extremas. Por ese motivo, teniendo en cuenta que el aire caliente tiende a elevarse, se instaló una ventanita en la parte alta que separaba el dormitorio del recibidor-salón-comedor-cocina, para que circulara el aire.

1

Viendo la ventanita desde este punto de vista nos encontraríamos en el comedor, y en la misma pared, más hacia la derecha, veríamos esto: bloques de vidrio con la intención de que pasara aún más luz desde el dormitorio hacia el salón. Además se salvaba  estéticamente el obstáculo de una pared tan grande y vacía. Ahora veréis  porqué venía tanta luz del dormitorio

fotos 005

Síiii, en el dormitorio teníamos una ventanita en el techo, era impresionante la luz que entraba, tanto es así que las paredes pintadas de color gris piedra se veían de un blanco inmaculado. La foto que veis aquí abajo muestra la ventana cenital y los bloques de pavés de la imagen anterior.

fotos 015

Ya que estamos en el dormitorio, voy a contaros cómo obtuve una gran capacidad de almacenamiento con muy poco dinero, que en definitiva fue el quid de la cuestión de este pisito.

Como los techos eran tan altos, el dormitorio tan grande, y mi dinero tan poco, decidí poner una larguísima barra de cortina colgada a gran altura, a la que le puse las cortinas de mi anterior piso de alquiler. En la foto sólo se ve un trocito y además lo que luce es la persiana sin cajón, pero…

fotos 031

Nota: las cortinas de este armario tuvieron una tercera vida en mi actual piso, es la ventaja de la decoración neutra y poco arriesgada

Como os decía, necesitaba aprovechar absolutamente todo el espacio disponible, así que también me serví de la cómoda que veis a la derecha (hoy día tuneada como se puede ver AQUÍ en nuestra actual casa), igual que la estantería que casi no puede apreciarse en la imagen anterior.

fotos 034

Finalmente, otra fuente de almacenamiento la conseguí en el lado izquierdo de la cama: se instalaron baldas a partir de la altura de la cama, la primera cumplía la función de mesita de noche, y bajo esta acumulaba cajas grandes forradas, apenas se puede ver, pero al menos, ¿te gusta esta pared contrastada?

fotos 033

Ya para terminar os muestro otro detalle de las partes altas de la casa. La parte que se ve a la izquierda con las persianitas verdes era la separación de la cocina con el comedor-salón-recibidor, ¿no era una monada de pisito?, no me digáis que no, por favor, que aunque ya no es mío me llevaría un disgusto, era mi ojito derecho y medio del izquierdo ;)

fotos 007

Pero bueno, para una primera visita ya os he enseñado mucho, otro día os contaré qué más soluciones adopté para aprovechar el espacio disponible gastándome poquito dinero, y otras medidas recicladoras. ¿Os cuento un secreto?, venga, sí: ahora mismo lamento no necesitar muebles como entonces me sucedía, ¡¡¡ ya no puedo tunear !!!.

Hoy habéis visto cositas resultonas, las ventanas de techo y la del tiro de aire, los techos inclinados y tan altos… pero el próximo día os invito a disfrutar de «las partes bajas», ja,ja.  Y a ver, que no es por presumir, o bueno, sí, pero esta casa es de hace unos doce años, y claro, se ven cosas que hoy día ya no son ni moda, pero por aquél entonces fui innovadora, que se sepa , je,je.

Entonces, ya para quedar en firme, tras este aperitivo, ¿queréis venir otro día a comer?, y también podréis pasar al baño, de verdad :). Os espero

INVITACION A ALBUM 2