Cantar alto y fatal es un mecanismo  de autodefensa muy efectivo, la cerveza un placer sensorial donde los haya, y flotar en el mar es una bendición sobre todo si navegabas en un barco a la deriva.

El otro día os contaba 11 cosas horrorosas que no puedo soportar y me atacan del sistema nervioso central y periférico, para compensar hoy vengo con 12 cosas molonas, que me alegran, me hacen feliz momentaneamente, incluso me pueden mejorar un mal día. La cuestión es disfrutar de lo que se tiene, y por qué no, también de lo que no se tiene:  celulitis, deudas, mal humor….

* Este post está dedicado a  SaraTH de El pegotiblog,   pero no me cabía en el título ya, el rollerismo….

Y ahora vamos a por las otras 12, vas a ver cómo te identificas en muchas de ellas:

 

1

Ir a la verdulería y que su propietario me ofrezca un té con hierbabuena originario de su tierra, me lo trae un sobrino suyo que suda mucho. Me da un poquito de aprensión y sólo me tomo la mitad, pero su gesto es exquisito y yo muy tonta.

2

Guiar algunas de las decisiones de mi vida por las enseñanzas de Pippi Langstrump, Pippilota Victualia Rogaldina. Dice que quien habla muy poco corre el riesgo de que se le haga la lengua enana hasta el extremo de sólo poder emitir sonidos ininteligibles. Confio en ella y creo que es cierto.

3

Que me llame mi sobrino contándome que está jugando a 007 (conversación):

-hola tía, estaba jugando a 007

-¿en la wii, o con un amigo?

-no, yo solo, por la casa

-¿y te pones al lado de la puerta, pegado a la pared, y casi sin respirar?

-siii, tia, siiiii

-¿llevas pistola?

-mmmm, si

Me da la impresión de que no la lleva, son sus dedos índice y pulgar en ángulo,  y eso me fascina.

4

Que aún no no gustándome nada  el pueblo en el que vivo, que además es muy feo, dar los buenos días, buenas tardes, las buenas noches a las personas con las que coincido cuando salgo de casa, ¡y me contestan!

5

Ir a la piscina a primera hora de la mañana y que todos mis compañeros de clase sean señores mayores alegres de su vida que no transmiten otra cosa que buen rollo.

6

Recrearme en  la naturalidad y ausencia de tabues de una amiga mía en facebook cuando nos cuenta con detalle teatral la conversación con su hijo de 9 años:

-¿mamá, qué se puede comer que te crezca la pilila?

-hijo, no sé, ¿por qué te interesa eso?

-bueno, tú entérate

7

Ver las expresiones ojipláticas y boquiabiertas de mi familia política cuando los sábados, después de comer,  cuento escabrosos y truculentos relatos. Me concentro mucho y  frunzo un poquito los ojos a riesgo de arrugas con tal de darle misterio y tensión.  Escuchar las estruendosas carcajadas cuando ya descubren que es todo una farsa

8

Emocionarme con lo que para mí es una fantástica, bella  y admirable historia de superación y para “otra” el  cuento de uno que es muy fantasioso, La increíble vida de Walter Mitty

9

Tumbada en el sofá mirar la balda llamada “galería friki” repleta de objetos horrorosos  que me dan mucha risa

10

Los sustos que pego a algunas señoras cuando estornudo en una sala de espera

11

Ir deslizando pequeños objetos metálicos por una superficie con la ayuda de un imán sin que lleguen a pegársele

12

 Que Mr Pángala haya aceptado mi propuesta: una sección en el blog para sus relatos, aún a riesgo de que os gusten mucho más que los míos. No aptos para mentes inflexibles. En breve se inicia la temporada, os hice la avanzadilla aqui sin desvelar el secreto: la primera colaboración en missoluciones-pangala.

¿Y tú?, ¿amas tantas cosas como odias?, ¿odias mucho?, ¿tratas de difrutar de todo lo que tienes?, ¿incluso de lo que no tienes, como pueden ser los michelines?, cuenta, cuenta venga, que me encanta saber y además de lo contrario se te puede hacer la lengua pequeña, mucho cuidado con eso, plissss

boton suscripcion